CLÁSICO – Centurion: Defender of Rome

GÉNERO: Estrategia
DESARROLLADORA: Bits of Magic
DISTRIBUIDORA: Electronic Arts
VERSIONES: Amiga, FM Towns, Megadrive, PC, PC-98
FECHA DE LANZAMIENTO: 1990
VERSIÓN ANALIZADA: PC

EN LOS ALBORES DEL GÉNERO 

No  me considero lo que se dice un amante de los juegos de estrategia, más bien todo lo contrario. A lo largo de mi “carrera” como jugador pocos han sido los títulos englobados en este género que han conseguido atraparme, y lo cierto es que casi todos ellos fueron lanzados en la década de los 90. Estos gustos me han privado de disfrutar de otras grandes joyas que se han forjado nombres muy importantes a lo largo del tiempo. Qué os voy a contar que no sepáis: Age of Empires, Starcraft, Warcraft, Company of Herores, Warhammer… y así un largo etcétera de producciones que cuentan con millones de seguidores en todo el mundo. Mis primeros pinitos con el género se remontan a comienzos de los 90, y fue entonces cuando mejor lo pasé disfrutando de sus incipientes títulos.

La escasa potencia de las máquinas de 8 bits daba para pocas alegrías en el género, de hecho hubo que esperar a los 16 bits para ver las primeras apariciones de renombre, como Civilization, Pirates, Sim City o Populous. Sin embargo, el primer juego del género que me robó el corazón fue Centurion: Defeder of Rome, un título que por aquel entonces era completamente desconocido para mí, y del que tras degustarlo en incontables ocasiones, acabó por destaparme las ganas de indagar en el género. Se trataba de un producto de concepción sencilla, con un interfaz muy amigable para la época en que fue lanzado -1990- y cuyas posibilidades y profundidad iban mucho más allá de lo que se adivinaba tras un primer contacto. Sigue leyendo

Anuncios

CLÁSICO – The Blues Brothers

 GÉNERO: Acción – Plataformas
DESARROLLADORA:
Titus France
DISTRIBUIDORA:
Titus France
VERSIONES:
PC DOS, Amiga, Atari ST, NES, Gameboy, Amstrad CPC, C64
FECHA DE LANZAMIENTO:
1991
VERSIÓN ANALIZADA:
PC, Amiga

PLATAFORMAS CON MUCHA MARCHA

Titus Interactive, desarrolladora de origen francés, vivió su época de esplendor a comienzos de los años 90, gracias a la creación de notables juegos de acción y plataformas que hicieron las delicias de los aficionados de ambos géneros. Nombres tan conocidos como Prehistorik, Crime Does not Pay, Titus The Fox o este mismo The Blues Brothers, fueron algunas de sus mejores creaciones, juegos que sin alcanzar cotas de excelencia, nos hicieron pasar muy buenos ratos frente al monitor. Es más, el hecho de contar con una licencia tan potente como la adaptación de la película The Blues Brothers -que a España llegó como Granujas a Todo Ritmo- tampoco consiguió cambiar esta tónica de sencillez. Al igual que muchas producciones de la época dorada de los 16 bits, el argumento no era más que una mera excusa para ponernos a los mandos de los protagonistas de turno. En esta ocasión se trata ni más ni menos que de los legendarios Jake y Elwood, los cuales han de cruzar cinco escenarios de la ciudad de Chicago en busca de unos instrumentos musicales sin los cuales no podrán actuar en su concierto.

Sigue leyendo

CLÁSICO – Risky Woods

riskycoverGÉNERO: Acción
DESARROLLADORA: Zeus Software
DISTRIBUIDORA: Dinamic
VERSIONES: Amiga, Atari ST, Megadrive, PC
FECHA DE LANZAMIENTO: 14.10.2010
VERSIÓN ANALIZADA: 1992

DEMOSTRACIÓN TARDÍA DEL TALENTO PATRIO

risky1El software patrio vivió su época dorada en la segunda mitad de los 80 con los ordenadores de 8 bits, cuando un par de amigos podían juntar sus conocimientos y ganas de trabajar para realizar un juego de cierta calidad, vender unos cuantos miles de copias y alcanzar un merecido reconocimiento laboral. Era una época diferente en la que las inversiones eran mínimas y donde realmente primaba el talento. Sin embargo la aparición de máquinas más potentes que trabajaban con 16 bits implicaban juegos más complejos y tiempos de desarrollo más amplios, aspectos que iban ligados a inversiones económicas más fuertes que en España apenas se dieron. De hecho fueron pocos los juegos españoles que consiguieron cierta repercusión en esta época, y salvo títulos como Narco Police o Lorna, pocos se abrieron un hueco en el por aquél entonces, cambiante sector lúdico. Quizá el máximo exponente del software español para los 16 bits fue Risky Woods, un espectacular juego de plataformas en 2D que supo exprimir a tope las capacidades de estos nuevos ordenadores. Por desgracia, el juego vio la luz en un momento en el que los desarrollos en primitivos 3D comenzaban a abrirse hueco en nuestros hogares, quedando relegado a un segundo plano que por calidad nunca mereció. Sigue leyendo

CLÁSICO – Wing Commander

wingcommandercoverGÉNERO: Simulador
DESARROLLADORA: Origin Systems
DISTRIBUIDORA: Origin Systems
VERSIONES: Amiga, PC, FM Towns, Sega CD, SNES
FECHA DE LANZAMIENTO: 27.09.1990
VERSIÓN ANALIZADA: PC

UNO DE LOS MEJORES UNIVERSOS JAMÁS CREADOS

¿Quién no ha soñado alguna vez en convertirse en un experto piloto espacial? Vivir las charlas con los compañeros en los barracones, enterarte de los chismorreos en la cantina, atender la zona de informes, enfundarte el casco y machacar a la raza alienígena de turno en tu caza supersónico. Hacia finales de los 80 la cosa estaba complicada, había que conformarse con los típicos arcades de naves de la época, divertidos pero con escasa profundidad tanto argumental como jugable. Clásicos como Elite ya nos habían permitido hacernos una idea de cómo podría ser un simulador espacial en condiciones, aunque en este caso más orientado hacia la vertiente comercial. Aún faltaba la chispa necesaria para crear el juego de naves definitivo, un título capaz de transportarnos a un universo virtual con un argumento digno de la mejor película de Hollywood, y con un apartado técnico adelantado a su época. Y ese juego llegó en el año 1990 de la mano de Origin Systems, compañía liderada entre otros por el genial Chris Roberts, y cuyo lema eran las palabras “We Create Worlds”. Y es que Wing Commander era un mundo aparte, un universo con vida propia situado en un futuro alternativo como no se había visto hasta la fecha. Sigue leyendo

OPINIÓN: Aquellas maravillosas presentaciones

El manuscrito de La Abadía del Crimen

Me vuelvo a poner nostálgico, esta vez para rememorar algunas de las mejores secuencias introductorias que he disfrutado a lo largo de mi vida como jugador. Desde los tiempos de los 8 bits en los que me inicié, siempre esperabas con cierta avidez cómo te podría sorprender el juego que te acababas de comprar. A mediados de los 80 muy pocos títulos incluían una presentación como tal, ya que la escasez de memoria de almacenamiento no podía “desperdiciarse” así como así. Aquella interminable espera mientras la cinta cargaba servía para que auténticos artistas del pixel crearan una imagen que solía corresponder a la carátula del juego.  Las había más o menos afortunadas, pero era la marca de la casa de la industria por aquél entonces. Poco a poco las técnicas de programación fueron evolucionando y comenzaron a aflorar juegos con pequeñas presentaciones que nos dejaban fascinados. Recuerdo con especial cariño el manuscrito de La Abadía del Crimen, o la presentación de los personajes de Golden Axe, casi exacta a la versión para recreativas y con un sonido espectacular para tratarse de un ordenador de 8 bits.

La llegada de los 16 bits y los soportes de almacenamiento más capaces hicieron de las presentaciones todo un arte. Había compañías especializadas en ellas como Psygnosis y su Shadow of the Beast 2 o Lemmings en versión Amiga (en PC no incluía presentación). A la memoria me vienen recuerdos de la espectacular secuencia de introducción de Wrath of the Demon, un sensacional arcade desarrollado por Ready Soft, o los mismísimo Another World y su secuela, Flashback.  Normalmente en dichas presentaciones se intentaba aprovechar el potencial de la máquina al límite, ofreciendo escenarios y personajes con un nivel de calidad gráfica muy superior al que nos encontrábamos en el juego, ahí radicaba su encanto.  Tampoco debemos olvidar el apogeo de nuevos géneros como el de la aventura gráfica hizo hincapié en la moda de las presentaciones cuidadas, y que en este caso más allá de ser meros adornos, se convertían en un recurso casi indispensable para ponernos en los pormenores de la aventura. En mi corazoncito siempre recordaré la espectacular secuencia de apertura de Wing Commander, con su banda sonora orquestada a años luz de lo visto en la época, o de su secuela, con voces digitalizadas incluidas.

Las bellas creaciones 2D o primitivas 3D dejaron paso a las escenas pre renderizadas. Las desarrolladoras ofrecían sin tapujos bellas escenas cuyo nivel gráfico era altísimo, pero poco tenía que ver con el  juego final. ¿Quién no recuerda los Final Fantasy? Ejemplos de grandes renders que nada tenían que ver con la calidad técnica del resto de la aventura. Otras compañías por el contrario optaban por el uso de actores de carne y hueso superpuestos sobre fondos prerenderizados para dar más realismo a la situación, véase el caso de Resident Evil. Sin embargo creo firmemente que a partir de esta época se empezó a perder el interés por las presentaciones que en otros tiempos eran casi un ritual. El avance tecnológico posibilitó que la barrera de calidad entre una presentación y el resto del juego fuese casi inexistente, y como hemos visto a lo largo de los años, hoy en día una escena de presentación se limita, en la mayoría de los casos, a una pequeña introducción realizada con el propio motor del juego y poco más.

Y poniéndonos en lo personal, ¿cuál ha sido la mejor presentación que he disfrutado? La elección cae de mano de dos grandes juegos de Origins, Wing Commander 3 y 4. Ambos juegos utilizan a los actores como base para el desarrollo de la historia, por lo que la presentación como tal no hace uso de una técnica diferente al juego. Sin embargo la fabulosa puesta en escena, la revolución que supuso en la época, la manera en la que te ponen en la piel del héroe de la saga, y en definitiva todo el conjunto, hacían de éstas merecedoras de varios visionados.  Me estoy dejando muchas presentaciones que seguramente sean tan buenas o mejores, pero sin duda estas dos son las que más huella me han dejado, es más, suelo ponérmelas de vez en cuando para rememorar aquellos años de innovación y superación técnica. Aquí os dejo un par de vídeos que seguro merecen la pena echarles un vistazo.