ANÁLISIS – Horizon Chase Turbo

GÉNERO: Arcade
DESARROLLADORA: Aquiris Game Studio
DISTRIBUIDORA: Aquiris Game Studio
VERSIONES: Android, PC, PS4, Switch, Xbox One,
FECHA DE LANZAMIENTO: 15.05.2018
VERSIÓN ANALIZADA: PS4

VELOCIDAD CLÁSICA

Poco juegos son capaces de captar la esencia de los arcades de carreras que poblaban los salones recreativos y ordenadores de los 80 y 90, como lo hace este Horizon Chase Turbo. Las referencias están muy claras, Out Run si tenemos en mente los arcades, y Lotus Turbo Challenge si nos referimos a ordenadores personales, unos orígenes que sus creadores no ocultan como así queda reflejado en el kit de prensa que hay en su página web. Y es que la propuesta no puede ser más sencilla: escoge un deportivo y participa en carreras de veinte corredores a lo largo y ancho de todo el planeta, en lo que supone todo un homenaje a la forma de entender los arcades de velocidad clásicos.

Tras un primer vistazo este Horizon llama poderosamente la atención por su parte estética. Gráficamente es un título extremadamente sencillo que hace uso de polígonos muy simples para representar los alrededores de la carretera, de hecho que el juego esté disponible en plataformas móviles sirve para hacerte una idea del escaso potencial gráfico que requiere. Como contrapartida los entornos muestran un colorido excepcional, y solo veremos algo más de músculo en la recreación de los vehículos, los cuales a pesar de no contar con licencias oficiales son muy fáciles de identificar, como Porsches, Ferraris, Aston Martin o Lamborghinis entre otros, incluido algún cameo del Batmóvil o coches legendarios como un Escarabajo.

Cada deportivo tiene sus propios parámetros de velocidad, manejo, consumo, turbo y demás, y aunque estamos ante un juego puramente arcade, las diferencias pueden ser determinante en función del circuito elegido. Si participas en uno muy enrevesado puede ser preferible subirse a un bólido más lento pero que se agarre bien a las curvas, y viceversa, escoger un coche con mucha velocidad punta si hay grandes rectas. Los deportivos pueden ir recibiendo mejoras a medida que ganas determinadas carreras de cada campeonato, pero no pienses que esto es una suerte de Need for Speed con decenas de piezas intercambiables, todo lo contrario. Una vez has conseguido una mejora, esta se aplica a todos los vehículos de tu garage, así de sencillo. No obstante a pesar del carácter arcade y desenfadado del juego, hay un par de concesiones a la “estrategia”: por un lado el uso de los típicos nitros para darle un empujoncillo extra a la velocidad punta durante unos instantes; y por otro el de la gestión de la gasolina, la cual podrás repostar cogiendo los bidones diseminados por los circuitos.

Pero aquí lo que realmente importa es la sensación de velocidad, ver cómo todo lo que hay en pantalla se mueve de una manera vertiginosa recordando el escalado de gráficos de la mítica arcade Out Run pero esta vez a base de polígonos, y en este sentido el juego da lo mejor de sí. Los circuitos son una explosión de colorido, de curvas enlazadas, de cambios de rasante, de condiciones climatológicas adversas y de superficies cambiantes que apenas afectan al rendimiento del vehículo, pero que contribuyen eso sí, a dar espectacularidad a las carreras. Es un juego tan directo que ni siquiera existe la opción de escoger entre un cambio de marchas manual o automático, o modificar la cámara desde la que tiene lugar la acción. El objetivo no va más allá de participar en los diferentes campeonatos, e intentar quedar lo más arriba posible para ir consiguiendo puntos con los que acceder a nuevos campeonatos. Si quieres rizar el rizo puedes luchar por quedar el primero y al mismo tiempo recoger todas las monedas que hay diseminadas por las carreteras, lo que te permitirá obtener más puntos para acceder a los torneos más difíciles, desbloquear vehículos especiales, o simplemente por el hecho de sentirte el “number one”. Todo ello al son de la música tecno creada por el compositor Barry Leich, artífice de las bandas sonoras de los clásicos de 16 bits Top Gear y Lotus Turbo Sprit.

A nivel de contenido el juego anda bien surtido, ya que cuenta con más de cien circuitos repartidos entre los diferentes torneos y el campeonato mundial. Además, se ha añadido multijugador para cuatro personas en local a pantalla partida que aumenta la diversión a niveles extremos, pero he aquí uno de las ausencias que más he echado de menos, el mulitjugador online. Es cierto que puedes competir con otros jugadores compartiendo tu carrera a modo de coche fantasma, pero no es lo mismo ni resulta tan estimulante como estar compitiendo en la misma carrera con otros jugadores. Quitando este apartado, el resto del juego cumple con creces. Horizon Chase Turbo es un arcade de carreras de la vieja escuela, en el que no hay nada que te distraiga más allá de pisar el acelerador insistentemente para llegar a la meta en primera posición. Y en este sentido a día de hoy hay pocos, muy pocos juegos de coches, que sean tan directos y adictivos como este. En definitiva, un estupendo homenaje a un estilo de juegos de coche que poco a poco se ha ido perdiendo en favor de experiencias más complejas, que no tienen por qué ser mejores o más divertidas.

LO MEJOR
Sensación de velocidad muy conseguida.

LO PEOR
Ausencia de un verdadero multijugador Online.

8/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.