ANÁLISIS – Battlefield 1 (Campaña)

GÉNERO: Acción
DESARROLLADORA: EA/DICE
DISTRIBUIDORA: Electronic Arts
VERSIONES: PC, PS4, Xbox One
FECHA DE LANZAMIENTO: 21.10.2016
VERSIÓN ANALIZADA: PC

SIN ALMA

No es ningún secreto que las campañas en solitario de los fps están viviendo días complicados. La tendencia de dejar de lado la historia para un jugador en favor del componente Online, es un hecho casi consumado, y no parece haber vuelta atrás. ¿O sí? Juegos como Titanfall o Star Wars: Battlefront, reavivaron la polémica al no ofrecer más allá de unos niveles para poner en práctica tus dotes con el gatillo. Y curiosamente una parte de usuarios, no sé si grande o pequeña, echaron en falta su ausencia. Lo cierto es que dichas campañas han quedado relegadas al olvido, y en mi opinión, mucha culpa de ello la tienen los propios desarrolladores, que no saben -o pueden- crear una buena base sobre la que contar una historia, y dotarla de un diseño de niveles que vaya más allá del típico pasillo plagado de enemigos. ¿Será Battlefield 1 la campaña que necesitamos para revitalizar el género?

La respuesta a esa pregunta es muy sencilla: rotundamente, no. Y no será porque la idea inicial tenga cierto mérito. Hacer un recorrido por la I Guerra Mundial a través de diferentes historias y personajes basados en hechos acontecidos en la realidad, parece una buena idea. No es el primer juego que lo enfoca de esta manera, sin ir más lejos Valiant Hearts, ambientado en el mismo periodo histórico, hacía básicamente eso. La diferencia es que, aparte de pertenecer a diferentes géneros, el juego de Ubi Soft, con sus gráficos 2D y estética de dibujo animado, resulta mucho más satisfactorio de cara a la inmersión, lo que no deja muy bien al juego que nos ocupa.

Volviendo a Battlefield 1, el problema más grave de trocear la historia, es que ninguna de las mini campañas consigue llenarte plenamente, y se sienten más como una presentación de las mecánicas jugables de cara al multijugador, que de otra cosa. Por un lado está la campaña del tanque, por otra la del aviador, la del mensajero, la del asalto a una posición defensiva, etcétera. Son historias independientes, sin ninguna relación entre ellas salvo el periodo en el que están ambientadas, y que apenas consiguen rascar la superficie de lo que podía haber sido una buena campaña. O quizá tampoco, ya que a nivel jugable también resulta mucho más discreto que obras anteriores de la compañía. No hay escenas ni situaciones para el recuerdo, ni siquiera se atisba un diseño de niveles al menos, similar al de anteriores juegos de la franquicia, lo que dice muy poco a su favor. Se ha apostado por otorgar cierta amplitud a los escenarios para potenciar aspectos como la infiltración, y poder elegir el orden de acatar ciertos objetivos, pero la puesta en práctica es realmente sosa. Como shooter es demasiado liviano, y como juego de sigilo se le notan las costuras a mil metros de distancia. La sensación final es la de jugar a mapas multijugador sueltos, cuyos objetivos a cumplir están ahí puestos prácticamente al azar sin la más mínima planificación por parte del creador.

Y es una lástima que se haya descuidado tanto esa parte del diseño, porque Electronic Arts no ha escatimado ni una gota de sudor en la carga tecnológica ni en los valores de producción, que como suelen corresponder a la compañía, son de primer nivel. El Frostbite vuelve a ser ese poderoso motor capaz de gestionar escenarios enormes repletos de detalles, y al mismo tiempo altamente destructibles, que casi no tiene competencia en la industria actual. Las abundantes CGI que apoyan las historias de la campaña, son otra muestra del gran talento y tiempo desperdiciados para la ocasión, ya que el desarrollo del resto del juego no acompaña a la emotividad que transmiten dichas escenas. Ocurre lo mismo con el acompañamiento musical, cuyos temas de carácter nostálgico quedan desamparados ante la sosa vertiente jugable.

En resumidas cuentas, no hay que ser un experto en el género para ver las carencias de esta campaña. Battlefield 1 se suma a la tónica de campañas infumables que, desde hace ya bastantes años, están ahí para cumplir el trámite, por el “qué dirán” de la comunidad de jugadores, no sea que enfaden. Y mientras sigan con esta tendencia, que se adentra peligrosamente en la mediocridad más absoluta, sería mejor eliminarlas al completo. No estoy pidiendo una campaña al nivel de Half Life 2, eso sería apuntar demasiado alto, pero me conformaría con algo similar a la de los primeros Modern Warfare que, visto lo visto a día de hoy, hasta parecen buenas campañas. ¡Quien nos lo iba a decir!

LO MEJOR
Valores de producción muy altos.

LO PEOR
Diseño de niveles sin alma.
Desarrollo de la acción muy soso.

5/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s