ANÁLISIS – Until Dawn

GÉNERO: Narrativo
DESARROLLADORA:
Supermassive Games
DISTRIBUIDORA:
Sony Interactive Entertainment
VERSIONES:
 PS4
FECHA DE LANZAMIENTO:
25.08.2015
VERSIÓN ANALIZADA:
PS4

ELEVANDO EL LISTÓN

Han pasado ya unos cuantos años desde que Fahrenheit introdujese una nueva forma de contar historias cuya narrativa estaba muy por encima de las mecánicas jugables. Su creador, David Cage, supo popularizar aquella incipiente fórmula con Heavy Rain, probablemente el juego que todos tenemos en mente cuando hablamos de este subgénero. Porque sí, resulta difícil encasillar estas producciones; que si la evolución de la aventura gráfica, que si películas interactivas… Lo cierto es que etiquetas aparte, un buen número de compañías  imitan la fórmula con gran éxito como por ejemplo Telltale Games, así como muchas otras producciones independientes que ven en este tipo de género una manera diferente de expresar su ideas. Until Dawn puede parecer uno más dentro de esta corriente de juegos narrativos, pero tras jugarlo un par de veces me atrevería a decir que no es solo “uno más”, sino más bien uno de los mejores.

La historia de Until Dawn está muy lejos de ser profunda, pero sabe picotear de diferentes géneros cinematográficos para hacerla interesante. El punto de partida nos lleva a un desafortunado suceso que terminó con la muerte de dos hermanas durante una fiesta de amigos. Transcurrido un año ese mismo grupo de adolescentes se reúnen de nuevo en la casa de la montaña Blackwood Pines para intentar superar sus traumas. No obstante la casa es solo una pequeña muestra de lo que se oculta en la montaña, un complejo de construcciones e instalaciones interconectadas que guardan un horrible secreto. Y lo que en principio debería ser una reunión de chavales con alcohol y sexo de por medio, pronto se convertirá en una pesadilla que pocos podían imaginar. Así contado puede parecer que Until Dawn es un juego de terror, pero nada más lejos de la realidad. Es cierto que hay un misterio oculto, unos cuantos sustos fáciles, y no pocas escenas salpicadas de la casquería típica de películas de serie B, pero en general no diría que es un juego de miedo, si no más bien de tensión, de tenerte preocupado ante la eventual muerte de un protagonista. Y en este sentido el juego cumple con creces.

Más allá de lo acertado de la premisa argumental, el punto determinante del juego está en la toma de decisiones. El guion de Until Dawn cuenta con diversas ramificaciones que determinan quien llega con vida al final de la aventura, o por el contrario quien acaba muerto de la forma más escatológica. Como es lógico, existe una historia central invariable la cual está salpicada de decisiones trascendentes, con su correspondiente “efecto mariposa”, que decidirán el devenir de los personajes. Dichas decisiones se toman de la manera habitual en el género, a veces exigiendo rapidez en una sucesión de QTEs, eligiendo entre dos opciones o caminos, o bien mediante la exploración del escenario y el hallazgo de pistas y totems que desvelan aspectos de la trama así como sucesos futuros; es más, puede que incluso la inacción, el no hacer nada ante un evento, también tenga sus consecuencias. Así pues a nivel de mecánicas es un producto que apuesta por las decisiones y por una exploración sencilla, pero al mismo tiempo fundamental para atar todos los huecos argumentales.

El desarrollo de la historia te va poniendo a los mandos de todos los personajes, siendo tus acciones las que definen una parte importante de su futuro, tanto es así que puedes llegar al final con los ocho adolescentes vivos, o por el contrario, muertos. Esta estructura de decisiones ramificadas ofrece un alto componente rejugable, ya que existen un buen puñado de variaciones por las que merece la pena echarse al menos un par de partidas completas -de unas ocho horas cada una-, si no más. Mi primera incursión en Until Dawn se saldó con dos muchachos vivos, mientras que en la segunda la cifra de supervivientes ascendió a cinco. De hecho cada vez que lo juegas descubres nuevas pistas y secretos que no pudiste ver en la anterior partida, porque ese personaje que creías imposible de salvar ahora está vivito y coleando, pudiendo acceder a un nuevo segmento jugable que no habías visto anteriormente. Pocos juegos dentro del género ofrecen tanto aliciente para revivir la misma historia una y otra vez, siendo sin duda uno de los aspectos más atractivos del juego. Solo he echado en falta la posibilidad de saltarte las escenas y los diálogos para aquellos que quieran ir al grano en la toma de decisiones.

Otro de los puntos destacables de Until Dawn son unos valores de producción dignos de un exclusivo. Exteriores e interiores gozan de una gran cantidad de detalles, y el hecho de que la aventura transcurra en la penumbra bajo una tormenta de nieve, ayuda a potenciar esa sensación de angustia y misterio que persigue a los protagonistas durante todo el juego. Se puede argumentar que los entornos de Blackwood Pines son pequeños, o que la tasa de frames no es especialmente consistente, pero no quita para que la ambientación conseguida, gracias en parte a una iluminación muy cuidada, pueda calificarse de soberbia. Además, se ha contado con actores reales para dar vida a los personajes del juego, los cuales se han trasladado digitalmente de una manera ejemplar. Mención especial a la recreación de los rostros y su expresividad, y si bien es cierto que hay algunas muecas que quedan algo deslucidas, por norma general la sensación de estar ante personajes “reales” capaces de transmitir sus emociones mediante gestos, está bastante conseguida. La guinda al pastel la pone un doblaje al castellano de calidad profesional que poco o nada tiene que envidiar al doblaje de una película.

Recopilando todo lo que ofrece este juego, es cierto que Supermassive Games no ha inventado nada, ni tan siquiera ha arriesgado más de lo necesario en el componente jugable. Sin embargo ha sabido coger los mimbres del género y darles una vuelta de tuerca hasta llevarlo un puntito por encima en casi todas las áreas de juego. Su estupendo apartado técnico y su alto componente rejugable le convierten en uno de los títulos narrativos más atractivos del momento, y sin duda, uno de los exclusivos más recomendables para la consola de Sony, justamente como lo fue Heavy Rain para PS3.

LO MEJOR
Técnicamente muy potente.
Altamente rejugable por el sistema de decisiones.

LO PEOR
Interacción limitada.

8/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s