ANÁLISIS – Call of Duty: Infinite Warfare (Campaña)

infinitewarfarecoverGÉNERO: Acción
DESARROLLADORA: Infinity Ward
DISTRIBUIDORA: Activision
VERSIONES: PC, PS4, Xbox One
FECHA DE LANZAMIENTO: 04.11.2016
VERSIÓN ANALIZADA: PS4

NO TAN DISTINTO

Tras haber pasado de la lucha en las trincheras a los conflictos modernos e incluso futuristas, -y de manera exitosa comercialmente hablando- Inifinity Ward se atreve con otro salto hacia delante más drástico si cabe, nada menos que al lejano año 2080. ¿Un movimiento arriesgado? Prejuicios aparte sobre el periodo en el que está ambientada la historia, lo importante es ver si la campaña funciona, si resulta divertida, en definitiva si ha conseguido recuperar la esencia de aquellos Modern Warfare que contaron con el beneplácito de todo el mundo. Muchos usuarios lo verán como error garrafal, pero también habrá otros que empaticen con este nuevo enfoque futurista, y tras haber jugado su campaña, no me parece que le quede especialmente mal.

En cuanto a argumento, el juego se “vende” como una guerra a gran escala entre dos grandes facciones, la UNSA y la SDF,  pero la verdad es que se trata del conflicto típico protagonizado  por los héroes dispuestos a sacrificar su vida por el bien común. Si dejamos de lado el tema futurista, estamos esencialmente ante una trama similar a la de otros tantos juegos, con la salvedad de ver algún cameo de “celebrities” como Kit Harington – John Nieve- encarnando al malo malísimo, o al piloto Lewis Hamilton a modo de mecánico de la nave capital. A pesar de los esfuerzos por contar algo diferente, una vez acabada la campaña principal no recuerdo ninguna línea de diálogo que me haya llamado la atención, o algún personaje cuya profundidad sea especialmente relevante. No obstante la saga tampoco ha sido un compendio de virtudes en este sentido, y desde luego Infinite Warfare no pretende ser un punto de inflexión en la misma.

Call of Duty®: Infinite Warfare_20161213195149A priori el cambio de tercio puede chirriar en términos de historia y ambientación, pero también en aspectos puramente jugables. No solo hay misiones a pie que siguen la tónica de la saga, también hay sitio para combates espaciales que involucran decenas de cazas y enormes naves capitales de kilómetros de envergadura. Puede sonar un tanto raro, pero una vez te pones a ello, todo se desarrolla de una manera muy orgánica, hasta cierto punto natural. El control de las naves es sencillísimo y no difiere mucho de llevar al marine de turno salvo por el hecho de que puedes moverte en 360 grados. No obstante en cuanto has “enfilado” al enemigo en tu mirilla, el juego limita tu libertad de movimientos para que te recrees en el enfrentamiento, al más puro estilo “dog fight”. Este módulo de combate no se caracteriza por su realismo, pero si asumes que se trata de un añadido dentro de lo que debería ser un fps puro y duro, digamos que da el pego.

Call of Duty®: Infinite Warfare_20161213195713

Siguiendo la estela de los últimos lanzamientos de la franquicia, la campaña ofrece tanto misiones principales como secundarias, estas últimas muy necesarias para mejorar las capacidades de tus personajes y naves, y ya de paso alargar un poco la duración del juego. Se nota que estas misiones tienen un desarrollo más genérico, y a pesar de tener su propio trasfondo argumental que suele complementar a la historia principal, te ponen en situaciones menos trascendentes que las misiones principales, las cuales como es lógico están más cuidadas a todos los niveles, desde el puramente argumental, hasta la espectacularidad de lo que ponen en pantalla. En este sentido no defraudan en absoluto, y si eres fan de temas astronómicos, te verás deleitado con algunos escenarios y situaciones realmente espectaculares a lo largo y ancho de todo el Sistema Solar.

Call of Duty®: Infinite Warfare_20161215203017Luego el desarrollo de los combates sigue siendo igual de frenético que en el resto de la saga. Los mismos scripts que se activan tras superar un punto del mapa, y los mismos derrumbamientos de todo lo que te rodea, en definitiva, puede que el tema futurista de naves haya desviado el núcleo del juego, pero cuando pisas el suelo y te pones a pegar tiros, se nota que el Call of Duty de toda la vida sigue ahí dentro. Y no solo jugablemente, también a nivel técnico hay poca cosa que diferenciar respecto a las dos últimas entregas de la saga. Infinite Warfare ofrece un apartado gráfico correcto en el que destacan los ya mencionados fondos “estelares”, pero al que le cuesta mantener los 60 fps constantes cuando hay mucha chicha en pantalla, un hecho algo decepcionante dada la linealidad y poca complejidad de los niveles. Sonoramente sí que guarda un exquisito nivel de siempre arropado de un doblaje de grandísima calidad.

Call of Duty®: Infinite Warfare_20161215200346

Infinity Ward ha intentado marcarse un tanto como ya lo hizo en su día con el primer Modern Warfare, pero ni sus integrantes son los mismos, ni el resultado final ha sido tan rompedor. Muchos verán en la nueva ambientación, con naves incluidas, una especie de traición a la saga, pero una vez a los mandos del juego tampoco me he sentido especialmente mal con dichas mecánicas. El resto sigue tal cual la franquicia nos ha ido mostrando desde hace ya una década, por lo que no es de extrañar que las sensaciones de la campaña sean muy similares, lo que satisfará a aquellos que temían por las nuevas mecánicas introducidas.

LO MEJOR
Misiones ambientadas en escenarios espectaculares.
Los combates espaciales no le quedan mal.

LO PEOR
Narrativa poco conseguida.
Mismos vicios y defectos de la saga.

6/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s