ANÁLISIS – Max Payne 3

maxpayne3coverGÉNERO: Acción
DESARROLLADORA: Rockstar Vancouver
DISTRIBUIDORA: Rockstar Games
VERSIONES: PC, PS3, Xbox 360
FECHA DE LANZAMIENTO: 18.05.2012
VERSIÓN ANALIZADA: PC

A MAX SE LE NOTAN LOS AÑOS

Retomar una saga de éxito tras casi diez años de ausencia es una buena noticia, o al menos debería serlo. Sin embargo el desarrollo del nuevo Max Payne no estuvo exento de polémicas, más bien todo lo contrario. El bueno de Max se dejaba ver con un aspecto un tanto cambiado desde su última entrega, aparecía calvo, gordo, luchando en un entorno colorista alejado de la ambientación oscura de sus predecesores, y sobre todo, vendido a la “tiranía” del sistema de coberturas tan popular en esta última generación. Muchos fans estaban con la mosca detrás de la oreja, y con razón. ¿Sería este nuevo Max Payne un digno sucesor de tan insigne franquicia? ¿O las nuevas modas acabarían por romper un producto que funcionaba estupendamente? No tengo una respuesta concluyente a ambas preguntas, aunque sí es cierto que Max Payne 3 se siente como una especie de híbrido que quiere jugar en ambas ligas, la del Max Payne original y la de un Gears of War actual.

maxpayne3_5

Max vuelve a ser ese tipo atormentado por un trágico pasado que refugia sus penas en alcohol. Tras haber dejado el cuerpo de policía de Nueva York, ahora trabaja de guardaespaldas de los Branco, una importante familia afincada en Sao Paulo, Brasil, junto a su amigo Raul Passos. Su cometido no va más allá de ejercer de protector durante fiestas y juergas en las que los ricachones se ponen hasta “arriba” de todo tipo de sustancias. Parece el trabajo ideal para un Max acabado, sin más aspiraciones en la vida que sumirse, día tras día, en botellas de alcohol y resacas. Todo cambia cuando el Comando Sombra secuestra a la esposa de Rodrigo Branco, y exige un pago de tres millones de dólares por liberarla, lo que desencadenará una turbia trama de bandas, policías corruptos e intereses bastardos a los que Max deberá enfrentarse haciendo uso de lo que mejor sabe: desenfundar un arma y liarse a tiros con todo lo que se interponga en su camino.

maxpayne3_2Max Payne 3 es un juego de acción en tercera persona desbordante de tiroteos, que ha sucumbido a la moda Gears of War sin refinamiento alguno. El sistema de coberturas funciona bien, pero es demasiado rígido, digamos que poco evolucionado, apenas podemos pegarnos a la pared y asomar el morro para apuntar. No hay rastro de automatismos a la hora de doblar una esquina, o mismamente pasar de una cobertura a otra, todo se siente ciertamente anticuado, como si de un juego de hace cinco años se tratase. Esto, que en un principio podría suponer un paso atrás en la jugabilidad, queda perfectamente solapado con las “habilidades heredadas” de anteriores Max Payne. Nuevamente contamos con ese botón mágico que ralentiza la acción y nos permite machacar a todo ser viviente sin miramientos durante un tiempo limitado.

maxpayne3_3Las herencias del pasado no acaban aquí, y algunas de una manera muy acertada, creo yo. Aparte del salto lateral, que sigue siendo igual de espectacular que antaño, tampoco hay regeneración de vida, en su lugar vuelven los típicos botecitos de analgésicos que Max debe administrar cuidadosamente antes de quedarse a cero. Digamos que de nuevo cuño, coberturas aparte, solo tenemos el “tiro de gracia”, una técnica que nos permite continuar la partida si conseguimos acertar al enemigo que nos ha matado durante un breve lapso de tiempo. Y jugablemente poco más hay que contar. Max Payne 3 coge lo mejor de dos mundos, o mejor dicho, de dos épocas, e intenta integrarlos de una manera natural, sin demasiado refinamiento pero que funcione. Y la verdad es que sí, funciona, no es una delicatessen jugable, pero se disfruta bastante. La oferta se complementa con un apartado multijugador bastante resultón, así como un modo arcade que se basa en conseguir la máxima puntuación en un tiempo determinado.

Lo que puede que no sea del gusto de todos es la abundante carga argumental que hay tras cada tiroteo. Hemos pasado de una historia escueta contada por viñetas, como si de un cómic se tratase, a incontables escenas animadas de varios minutos que se intercalan en el transcurso de los niveles. Personalmente no me ha molestado mucho, de hecho hasta cierto punto las he agradecido, pero también es cierto que quizá no se necesite tanta secuencia para contar tan poco. Si a esto le sumas las reflexiones y lamentos que hace el protagonista cada dos por tres, puede que más de uno acabe hasta los mismísimos de Max y su “mierda” de vida.

maxpayne3_4

Donde realmente Max Payne 3 se destapa como un juego sobresaliente es en el apartado técnico. Rockstar Vancouver no ha querido ser menos que los creadores del primero, y han realizado un trabajo excelente para poner a su juego en la vanguardia tecnológica. Todo lo relacionado con el apartado gráfico, en especial la recreación de escenarios, tanto exteriores como interiores, es poco menos que impresionante. Al igual que la calidad de las texturas, excelentes muchas de ellas, la variedad de ambientes es muy alta. Max no solo visitará las favelas brasileñas, como se podía presuponer en los vídeos de desarrollo, sino que el guión también nos llevará de vuelta al pasado reciente, con Nueva York como escenario de fondo, con sus callejones oscuros, bares de mala muerte, y con el protagonista luciendo pelo y gabardina, como en los viejos tiempos. Pero lo realmente alucinante es activar el “Bullet Time” y deleitarnos al comprobar como cada bala tiene su propia trayectoria, sus físicas aplicadas, ya sean dos como cuarenta al unísono, destruyendo elementos del escenario y haciéndolos saltar en pedazos. Es una lástima que este excelente trabajo no esté apoyado de un doblaje al castellano, cosa que sí ocurría en anteriores entregas.

En definitiva la vuelta de Max Payne ha dado como resultado un juego notable, que recicla antiguas ideas para ponerlas al servicio de la jugabilidad actual. Está claro que su impacto no va a ser ni la mitad de lo que supuso el original, cosa harto complicada hoy en día, pero sí que se trata de un producto con unos valores de producción impecable que, además, divierte. Ni su historia es la mejor, ni su jugabilidad la más refinada, pero el conjunto resulta muy atractivo tanto si eres seguidor de la saga, como si es la primera vez que conoces a Max.

LO MEJOR
Un apartado tecnológico soberbio.
El concepto del Bullet Time sigue funcionando estupendamente.

LO PEOR
Hay muchas interrupciones en la acción para contar la historia.
El sistema de coberturas es bastante simple.

7/10

Anuncios

2 comentarios el “ANÁLISIS – Max Payne 3

  1. Una de las cosas que menos te han gustado es precisamente una de las que más me suelen gustar a mí xD Hablo de las secuencias para ir contando la historia.

    Decir que aún no he podido jugar a Max Payne 3, y no estoy muy seguro de si me gustará o no, pero una de las cosas que más agradezco en un juego es que me cuenten bien la historia, por mucha secuencia que tenga que ver. Puede que se deba a que mi otra gran afición es el cine… xD

    Buen análisis ^_^

  2. ¡Gracias!

    No, si a mi las secuencias me han gustado, aunque puedo llegar a entender que una parte de público que adora el género puedan parecerle excesivas.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s