ANÁLISIS – Warhammer 40000: Space Marine

SpaceMarinecoverGÉNERO: Acción
DESARROLLADORA: Relic Entertainment
DISTRIBUIDORA: THQ
VERSIONES: PC, PS3, Xbox 360
FECHA DE LANZAMIENTO: 05.09.2011
VERSIÓN ANALIZADA: PC

A PECHO DESCUBIERTO

El prolífico universo Warhammer ha dado un buen puñado de videojuegos desde que, ya en el lejano año 1993, Electronic Arts nos sorprendiese con Space Hulk para MS DOS y Amiga. Pero ha sido en los últimos años, con el aclamado juego de estrategia en tiempo real Dawn of War II a la cabeza, cuando Warhammer ha alcanzado las cotas más altas de reconocimiento y calidad en nuestra industria. Sin embargo esta generación, la generación de los fps y los third person shooters, no podía quedarse sin un buen juego de tiros que hiciese justicia al mundo creado por Games Workshop, y Space Marine es la respuesta perfecta a esta moda. Nos encontramos ante un juego de acción en tercera persona de tíos “mazas” y armas poderosas, que cuenta una historia que sin ser la repanocha, sí resulta coherente con el universo al que representa. En esta ocasión toca metemos en la piel de Titus, el corajudo capitán de la 2ª Compañía de Ultramarines Espaciales, que aterriza en el Mundo-Forja Graia junto a dos compañeros de escuadra, con la misión de evitar que los orcos se hagan con el control del Titán, un poderoso “meca” gigante que usa el Imperio en su escarceos con el enemigo. Pero como el propio Titus podrá comprobar en sus carnes, los orcos no son ni mucho menos el único enemigo a batir en Graia.

SpaceMarine1Space Marine tiene la gran virtud de ser un juego diferente a lo que aparenta. Sí, la acción se desarrolla en tercera persona, pero para sorpresa de muchos, entre los que me incluyo, no se apunta al típico sistema de coberturas de esta generación. Los combates son a pecho descubierto aprovechando de manera natural las coberturas que nos proporciona el buen diseño de escenarios, y esto, cosa curiosa, le convierte en un juego hasta ciertamente original para los tiempos que corren. ¡Quien nos lo iba a decir hace unos años! Y lo mejor de todo es que el sistema funciona a las mil maravillas, no se echa de menos tener que pulsar un botón para pegarnos tras una caja en cuanto hay un enfrentamiento, porque todo está pensado y calibrado para que sea perfectamente jugable tal cual. El desarrollo no se aleja mucho de las pautas que marca el género. Todo el juego es lineal, la grandeza de los escenarios es meramente cosmética, y solo hay una ruta que nos lleva al siguiente checkpoint, aunque como no podía ser de otra manera también hay secretos en forma de audios que aguardan ser descubiertos en los rincones más variopintos. Pero más allá de nuestra curiosidad por conocer los detalles de la historia, Space Marine consiste en ir de habitación en habitación, solos o en compañía, aniquilando a todo bicho viviente sin nada más que nos distraiga de tan noble, y divertida tarea.

SpaceMarine3

Para ello el protagonista dispone de dos tipos de ataque: uno cuerpo a cuerpo, combos incluidos; y el típico a base de armas varias que irá recolectando a lo largo del camino. Del primero hay que decir que es muy básico pero al mismo tiempo efectivo, y efectista. Las oleadas de enemigos están a la orden del día, y no hay nada mejor que machacar orcos y esparcir sus sesos con una sierra, un hacha o un martillo, mención especial a los golpes finales que además de llenar nuestra barra de energía, son un desparrame de brutalidad. A este sistema se le puede achacar que disponga de poca variedad de combos, no obstante Space Marine no es un hack & slash como pueda serlo un God of War, ni lo pretende. Más convencional resulta el combate a distancia, lo que no implica que sea malo o anodino, todo lo contrario. El armamento en sí es muy típico, están las pistolas de toda la vida, fusiles de larga distancia, granadas, todas con nombres muy exóticos, eso sí. Lo que sí me parece muy conseguido es lo bien que están calibradas las armas y su potencial, en todo momento sabemos cual viene bien para un enemigo, y cual le hace cosquillas. El equilibrio conseguido entre combates a corta y larga distancia se complementa con la inclusión del jet pack, con el cual podemos volar por el escenario y realizar brutales ataques en picado contra los enemigos. Viendo lo divertido que resultan estos momentos sorprende que apenas se utilice en un par de situaciones, máxime cuando al movernos con cierta libertad entre las diferentes alturas de los escenarios, reparamos en algunos aspectos técnicos destacables.

SpaceMarine4Porque a primera vista Space Marine no es un juego que deslumbre por un apartado gráfico de primer nivel, y eso queda patente en la escasa calidad de las texturas tanto de los escenarios, como de los propios protagonistas, así como la discreta poligonización de la que hacen gala algunos personajes. No obstante este aspecto queda parcialmente compensado al comprobar el elevado número de enemigos que puede haber en pantalla al mismo tiempo, o el colosal tamaño de algunos escenarios que solo, cuando tenemos el mencionado jet pack, podemos apreciar en todo su esplendor. Es un motor que en ciertos aspectos recuerda al de Darksiders, también de la extinta THQ, tanto para lo bueno como para lo malo, y que a las mecánicas de Space Marine le viene como anillo al dedo. En resumidas cuentas, el resultón apartado técnico viene dado por la conjunción de grandes escenarios, oleadas de enemigos, brutalidad sonora con cada golpe ejecutado y un doblaje al castellano muy notable.

SpaceMarine6

Tenemos pues un juego muy apañado en casi todas sus facetas, con pocos errores de bulto y una duración acorde al género que representa. La campaña principal nos llevará unas 10 horas aproximadamente, el tiempo ideal para que no llegue a cansar en ningún momento. Digamos que acaba cuando tiene que acabar, y no comete el fallo de muchas producciones que intentan alargar artificialmente la historia reciclando escenarios y situaciones. Una vez acostumbrados al sistema de “no coberturas”, es un juego especialmente asequible, así que recomiendo jugarlo en el modo de dificultad más alto de los tres o si no la experiencia se convertirá en un paseo anodino y sin mucha enjundia. Para los que tengáis ganas de más, Space Marine también ofrece un completo apartado multijugador, tanto competitivo como cooperativo donde sí podemos dar rienda suelta a los jet packs, pero como suelo ocurrir en este tipo de producciones, pasado un tiempo de su lanzamiento es difícil encontrar a alguien con quien jugar. Eso no quita para que Space Marine siga siendo un producto altamente recomendable, tanto si eres aficionado al universo Warhammer como si solo quieres pasar un buen rato machacando bichos frente a tu monitor..

LO MEJOR
Los combates a corta y larga distancia son muy entretenidos.
El sistema de no coberturas funciona estupendamente.

LO PEOR
Técnicamente es un juego algo sosillo.
El jet pack está muy poco potenciado.

7/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s