ANÁLISIS – Blur

GÉNERO: Arcade de conducción
DESARROLLADORA:
Bizarre Creations
DISTRIBUIDORA:
Activision
VERSIONES:
PC, PS3, Xbox360
FECHA DE LANZAMIENTO:
25.05.2010
VERSIÓN ANALIZADA:
PC

UN JUEGO PARA DESFOGARSE

Me encantan los simuladores automovilísticos “serios”, aquellos que exigen del jugador conocerse el circuito al dedillo, aplicar las leyes de la física de la mejor manera posible, y arañar esas milésimas por vuelta que todo buen piloto buscaría. En cambio Blur, desarrollado por la extinta Bizarre Creations, autora de la saga Project Gotham entre otros, es todo lo contrario a un simulador. Nos encontramos ante un arcade de conducción que se apropia, sin disimulo, de mecánicas jugables ya vistas en otros títulos: en la coctelera hay ingredientes de Need for Speed, Burnout o del propio Mario Kart, siendo el resultado final un título cuya única pretensión es la de hacernos vibrar con la velocidad y la contundencia por bandera. Olvídate de ajustar las presiones de los neumáticos, de retocar el reparto de frenada,  de nivelar los alerones para ganar agarre, porque estos conceptos en Blur están vetados. Simplemente acelera y déjate llevar por la descarga de adrenalina.

Viendo el currículum de Bizarre Creations no me cabía la menor duda de que Blur podía ser un juego de coches “en condiciones”, pero lo que no me imaginaba es que iba atraparme de la manera que lo ha hecho. Lo primero que salta a la vista en la primera partida son dos cosas: por un lado el apartado técnico solvente pero sin excentricidades; y por otro, el aspecto más importante, un desarrollo de las carreras frenético. Blur ofrece diferentes tipos de competición, pero todos tienen varios puntos en común: correr como un demonio, hacerlo con estilo para satisfacer a tus fans, y ser el más “borrego” usando los items que hay diseminados por los circuitos al más puro estilo Mario Kart. Todo ello con una presentación seria, un buen número de coches licenciados incluidos y circuitos ambientados en todo tipo de entornos, ya sean ciudades, puertos o rutas de montaña.

blur2

El juego en solitario consta de una serie de carreras que nos obliga a conseguir unos retos preestablecidos hasta acceder al líder de cada categoría. En total hay 9 líderes que derrotar para coronarse como el mejor piloto de Blur, pero hasta llegar a ese punto tenemos por delante un buen puñado de carreras cuyos objetivos van desde quedar primero, hasta destruir un número de coches, pasar por checkpoints en un tiempo establecido, o por qué no, todo al mismo tiempo. El juego se apunta a la moda Mario Kart con items de todo tipo que nos permiten disparar bolas de fuego, empujar a los rivales cercanos, lanzar minas, rayos, en definitiva, lo visto en el juego de Nintendo pero con una estética más seria. Cuenta, y mucho, la manera de conseguir nuestros objetivos, hay que hacer vibrar a los fans haciendo las cabriolas más espectaculares sobre la carretera, pasando entre arcos imaginarios, o atendiendo directamente a sus exigencias en mitad de una carrera. Puede sonar una mezcla un tanto extraña, de hecho nunca he sido muy amigo de estos “experimentos”, pero lo cierto es que a mi modo de ver, en este juego funciona. Cada carrera es una locura, tienes que estar en tensión ya no solo por las exigencias del circuito, sino por el resto de rivales que hacen gala de una inteligencia artificial muy cuidada y que no dudarán en machacarte en cuanto les des un respiro.

A medida que nuestro nivel de fans sube se van desbloqueando nuevos vehículos y potenciadores. Cada coche tiene sus propias características de velocidad, aceleración, agarre, dureza, manejo y dificultad, siendo su elección mucho más importante de lo que en principio pueda parecer en un arcade de este tipo. Por ejemplo escoger una camioneta lenta puede parecer una mala decisión, pero sus choques pueden hacer estragos entre los rivales, y viceversa. Por su parte los potenciadores son capaces de otorgar un extra a la configuración del coche, aumentando la potencia de algunos items o disminuyendo el impacto de éstos sobre nuestro deportivo. Conseguir todos los potenciadores y completar todo el juego en solitario al 100% realizando todos desafíos puede llevarnos decenas de horas, pero si no tienes suficiente, el modo multijugador colmará todas tus necesidades. Nuevamente empezamos de cero, con pocos coches disponibles y los potenciadores básicos, así que toca batirse el cobre en carreras de hasta 20 personas al mismo tiempo, ya sea en línea, LAN o incluso 4 jugadores en el mismo PC. Ni que decir tiene que si las carreras contra la máquina son divertidas, contra oponentes humanos se convierten en un auténtico frenesí.

Blur no pasará a la posteridad por ofrecer los gráficos más fotorrealistas del género, pero esto también ofrece ventajas como la excelente sensación de velocidad conseguida. El modelado de los vehículos es muy notable, llevándose peor nota el diseño de algunos escenarios que pecan de estar algo vacíos. No obstante el juego ha apostado por carreteras anchas donde dar rienda suelta a la velocidad y los choques, de ahí que parezcan algo vacíos pero nada más lejos de la realidad. Hay momentos muy espectaculares donde 20 vehículos chocan entre sí, deforman sus carrocerías, sueltan trozos de chapa, echan humo o incluso saltan por los aires tras ser impactados por un ítem. Digamos que a su “modo”, resulta bastante llamativo. Más mérito tiene el hecho de poder jugar a pantalla divida hasta 4 personas en el mismo PC de una manera convincente, costumbre que desgraciadamente se está perdiendo en los juegos actuales. El apartado sonoro es, quizá, el menos cuidado de todos, ya que si bien el rugido de los coches o los efectos de los choques son correctos, la banda sonora no ha conseguido “emocionarme” en ninguna carrera.


Nunca me he considerado un amante de la saga Mario Kart. Ni su estilo de juego ni su aspecto visual me han atraído lo más mínimo salvo para echar alguna partida puntual entre amigos. Por ello quiero reconocer el mérito de este Blur, un producto que copia muchas de sus mecánicas, que apenas innova salvo por presentarlo en un envoltorio serio, y en mi opinión personal, la fórmula ha cuajado. Debo ser la excepción, ya que “gracias” a la fría acogida en ventas de este Blur, entre otros,  Bizarre Creations ha dejado de existir como compañía. De hecho sus propios desarrolladores reconocieron que la fórmula ofrecida en Blur no fue acertada, y no voy a ser yo quien les dé o quite la razón, pero lo cierto es que llevo 20 horas jugadas y aún tengo ganas de más. En definitiva, Blur ha resultado una sorpresa inesperada, un juego de coches sin grandes pretensiones pero que consigue hacértelo pasar bien delante de tu PC. Y eso, al fin y al cabo, es lo que todos buscamos en un buen juego.

 

LO MEJOR
Las carreras son una auténtica locura de velocidad y choques.
Muchas horas de juego tanto en solitario como Online.
Técnicamente es mejor de lo que parece.

LO PEOR
No a todo el mundo le gustará la mezcla de estilos.
La banda sonora es muy floja.

8/10


Anuncios

2 comentarios el “ANÁLISIS – Blur

  1. Pingback: ANÁLISIS – Split Second | La Abadía del Juego

  2. Pingback: ANÁLISIS – Driveclub | La Abadía del Juego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s