ANÁLISIS – Dragon Age: El Despertar

 

El Despertar da comienzo justo donde acaba el original. No voy a incidir demasiado en la trama para evitar posibles spoilers, pero basta deciros que la amenaza de los Engendros Tenebrosos sigue en ciernes, y que la lucha de los Guardias Grises no ha hecho nada más que empezar, esta vez sustituyendo Ferelden por la tierra de Amarantine. Para afrontar este añadido hemos de crear un nuevo personaje o bien importar el que ya teníamos en Dragon Age. No faltarán  reencuentros con viejos amigos, ya sea de manera puntual o como parte activa de la empresa, así como nuevos compañeros que se unirán a tu causa.

Jugablemente tampoco ha variado ni un ápice, y ni falta que le hacía. Hay nuevas especializaciones, magias, habilidades, armas y en definitiva, todo lo que se espera de una expansión. Y es que Bioware ha retomado esa sana costumbre, casi perdida en los últimos años, de hacer ¡¡una expansión!! Sí, ya sabemos que ahora lo que se estila son los DLCs, de hecho Dragon Age también se nutre de unos cuantos, pero eso no debería quitar para que los desarrolladores nos den un extra en forma de expansión. Ésta nos dará aproximadamente 20 horas de juego, bastante más que el DLC de turno, una duración que para sí quisieran muchos juegos completos. Técnicamente es más de lo mismo, gráficamente muy cumplidor en la recreación de rostros, y estremecedor en lo opresivo de algunos escenarios. La banda sonora orquestada pone la guinda, al igual que en Origins, a la estupenda ambientación. Lo dicho nada nuevo bajo el sol.

Dragon Age: El Despertar es al fin y al cabo una expansión al uso. En Bioware se han centrado en dar continuidad a la historia aprovechando la fantástica base de la que partían, y lo han conseguido con creces. Como único reproche, se podría haber aprovechado la ocasión para pulir ciertos aspectos del juego original como algunos ángulos de cámara que se siguen peleando con el escenario, pero por otro lado, ¡algo tienen que dejar para la segunda entrega! Para concluir este pequeño análisis un consejo, si habéis acabado Origins os recomiendo subir la dificultad de la expansión un peldaño para que suponga un reto. No sé si es que la dificultad ha bajado o que tras tantas horas de juego me he hecho más ducho, pero he encontrado la expansión bastante más sencilla que el original.

LO MEJOR
La historia se continúa donde acaba el original.
Más armas, habilidades, enemigos…
20 horas de juego para una expansión no está nada mal

LO PEOR
Me ha parecido más sencillo que el original.
Se echan en falta más referencias a Origins

8/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s